Nenes.es -
 
Adivinanzas
.:: El año que mamá Noél repartió los regalos de Navidad ::.

Entonces Mamá Noel, consolándole, dijo:

- No te preocupes, Papa. No lo notarán. Llevaré tu traje, me pondré un almohadón para imitar tu barriga, y... y... hasta una barba postiza.

Fuera, el trineo estaba preparado. Sonaban los cascabelillos de los arneses y los renos se movían ansiosos y expectantes. Nevaba, y de los pinos caían espontáneos puñados de nieve.

- No, no es justo -reflexionó Papá Noel-. No puedo permitirlo. Tú eres tú.

Entonces Mamá Noel, dijo:

- Bien, bien... Veo que los dos estábamos preparados para este cambio...

- ¡Atchiss! -contestó Papá Noel.

Mamá Noel comenzó a vestir su propio traje. No se ajustó barba, ni tripa..., ni cargó un saco gigante lleno de juguetes sobre su espalda como para demostrar cuán fuerte era para su edad. Se miró al espejo... No estaba mal. Era mayor, pero su rostro reflejaba serenidad. Entonces, mirando a Papá Noel, se despidió:

- Es hora de marchar.

- Sí -dijo él.

- Volveré pronto -susurró ella- dándole un cariñoso beso en la mejilla.

- Te estaré esperando.

Así fue como Mamá Noel, repartió los regalos de Navidad, pero... ¡siempre hay un pero!, sólo algunas personas, las que esperaban el maravilloso acontecimiento de ver aparecer algún día a Mamá Noel, la vieron, y fueron muy dichosos. Llamaron a las agencias de noticias, y al día siguiente, la noticia que podía oírse y leerse en los noticiarios y en los periódicos, era: "Mamá Noel, repartió los juguetes de este año". "Mamá Noel, hizo las delicias de los niños". "El nuevo siglo nos ha traído a Mamá Noel".

Pero Mamá Noel no pensaba sólo en esto, aunque la hacía muy feliz, sino en cómo estaría Papá Noel recuperándose de su gripe.

Cuando llegó a su casa de Laponia -y no os cuento cuán cansados estaban los renos y Mamá Noel- se encontró a Papá Noel cantando y amasando pastelillos en la cocina.

- Hola cielo -dijo ella.

- Hola, mi amor -contestó él.

Era la primera vez que Papá Noel cocinaba. Además, había lavado la ropa y ordenado la casa.

Juntos leyeron las noticias de los periódicos, y de todas ellas, la que más les gustó, fue una que decía: "El año que viene, las niñas y niños del mundo, podrán escribir -indistintamente- a Mamá y a Papá Noel".

¡Lo habían conseguido entre todos! Los cambios en las personas y en las vidas, son así... Primero un deseo, un sueño, una posibilidad; luego, una realidad, y cuando esto sucede... ¡Qué maravilloso el aire de fraternidad que respiran las personas, y qué maravillosa la luz que parece irradiar en el mundo!

¡Claro que este cuento, aún no ha terminado! Falta que las niñas y niños del mundo se sumen... y el año que viene se reciban en Laponia, miles de cartas para Mamá y Papá Noel.


 


Dibujos
Dibujos para pintar
Cuentos infantiles para niños
Juegos para niños
Gif animados
Contacta con nosotros